ENTORNO - Finca Esperanza - Quintanar de la Orden (Toledo)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ENTORNO

 
Finca Esperanza es una casa ecológica compatible con el medio ambiente, construida a las afueras de Quintanar de la Orden, cuna de Juan Haldudo y Andresillo, personajes pertenecientes a la famosa novela El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes.

De lo que le sucedió a nuestro caballero cuando salió de la venta...

Quintanar de la Orden es un municipio antaño perteneciente a la Orden de Santiago. Dicha orden llevó a cabo en el pueblo importantes construcciones, entre ellas tres iglesias y un hospital, hoy desaparecidas. Actualmente el edificio religioso más importante que el viajero podrá visitar es la iglesia de Santiago Apóstol, de estilo tardogótico de transición al renacimiento.

La iglesia se llevó a cabo en el siglo XVI gracias a las aportaciones de los vecinos de la villa. Lo más bello de su exterior son sus dos atrios, el del Consuelo y el del Mediodía; además de su torre cuadrada con un robusto aspecto defensivo. Dentro se divide en tres naves cubiertas por bóvedas de crucería.

Por otra parte, la casa Piedra sigue el estilo barroco del siglo XVIII. Perteneció a la familia de los Rada, como muestra el escudo que luce en su fachada. El interior está distribuido alrededor de un patio porticado cuyas paredes añiles deslumbrarán al visitante. En la fachada tenemos una típica distribución de entrada central con la puerta enmarcada por un baquetón igual que el balcón central. El conjunto se remata con un frontón partido que guarda un bajorelieve de un águila. 

De su arquitectura civil da buena muestra el rollo levantado en el siglo XV, sus casas blasonadas repartidas en la calle de las Aguas y en la Plaza del Ayuntamiento, recomendamos al visitante no se pierda la casa Piedra; las escuelas hechas en ladrillo y mampostería en el siglo XX; y las viviendas de la Plaza Echeagaray.

Una obra singular en esta localidad es su Plaza de Toros, del siglo XIX, el estilo neomudéjar está presente en su muro circular que combina mampostería e hiladas de ladrillo que también recercan los huecos. Todos los accesos se hacen a través de un arco de herradura, forma también presente en las ventanas. 

Como último apunte decir que son famosos en toda España sus carnavales, su Semana Santa, patrimonio histórico regional y su amplia variedad de servicios, multitud de bares y restaurantes, grandes cadenas de supermercados y numerosos comercios.
 
 

Media noche era por filo, poco más a menos, cuando don Quijote y Sancho dejaron el monte y entraron en el Toboso...

A escasos 5 Km de Finca Esperanza se encuentra el mítico lugar mencionado en El Quijote como cuna de Aldonza Lorenzo, El Toboso.

Esta localidad debe su fama y su principal atractivo a la novela cervantina que atrae a visitantes de todas partes del mundo, como atrajo entre otros a Galdós, siguiendo los pasos de Don Alonso. Dulcinea nos abre camino entre las calles que tienen inscripciones de la novela como si de una gimcana se tratara para llegar a la que se supone su casa, Casa-museo de Dulcinea, al Museo Cervantino o al Museo del Humor Gráfico Dulcinea, centros neurálgicos donde se recoge la esencia de la insigne obra maestra de la literatura universal.

Pero además la localidad reúne muchos otros rincones de interés, como el Museo-convento de Trinitarias, de estilo herreriano y con patios e iglesia barroca. Es significativa su colección de pinturas e imaginería del s. XVII.  La iglesia parroquial destaca por sus portadas renacentistas y la bóveda de crucería gótica.

El Toboso se desmadeja en pequeñas rutas con el fin de ordenar los intereses del viajero: la ruta monumental, la nocturna, la de los pozos y sobre todo la literaria guiaran nuestro paso mientras otra ruta, la despedida, nos envolverá de nostalgia al abandonar la tierra de la amada de Don Quijote.

La ruta nocturna nos sugiere recorrer sus casas blancas, que evocan los espacios de la novela de El Quijote. La patrimonial nos conduce desde el monasterio de Trinitarias hasta la casa de Dulcinea. A lo largo del recorrido conoceremos monumentos tan significativos como la Casa de los Mergelinas, la iglesia de San Antonio Abad y el Museo Cervantino. La ruta de los pozos cuenta con ocho de estas construcciones, útiles para el abastecimiento de agua a la población y para abrevadero de animales, fechadas entre los siglos XVI y XVII.

Por último, la ruta literaria nos guía por la localidad de acuerdo a las descripciones hechas por Miguel de Cervantes en el capítulo nueve de la segunda parte de El Quijote. Él mismo habla de la gran torre de la iglesia, entre otros rincones, que nos conducen hasta la histórica casa de Ana Martínez Zarco, en quien dicen se inspiró el autor para elaborar su personaje de Dulcinea.

 
 

“Mire, mi señor, que no son gigantes sino molinos, y lo que parecen brazos son las aspas”

“En esto descubrieron 30 o 40 molinos de viento que hay en aquel Campo…” El de Criptana. Cervantes iniciaba así el capitulo octavo del Quijote, quien los confundía con gigantes contra los que luchar. Inmortalizado en la literatura, este espléndido conjunto del patrimonio industrial y Bien de Interés Cultural despliega sobre la meseta la potencia de su imagen, que nos hace a todos confundirlos también con esa imagen literaria.

Son molinos del tipo “torre”, construidos en mampostería y blanqueados con cal. Tienen una planta circular horadada de ventanucos, guía para la orientación del viento, que indicaba hacia dónde girar la cubierta cónica para que sus aspas aprovecharan el viento a conveniencia. Tienen tres plantas: la superior con las piedras de moler y las inferiores de almacén y embalaje.

Los Molinos despliegan sus aspas y proyectan una red de sombra sobre nuestra visita en la amplia solana manchega. Los antiguos, Sardinero, Burleta e Infanto; soberanos del tiempo y los relatos, permanecen en pie desde el siglo XVI, conservando su mecanismo original que despierta los sábados para no olvidar su tarea de batir aires. Los modernos, inmensos jóvenes de 1900,  acogen diversos usos que dotan su interior de contenido: el Inca Garcilaso, Museo de Labranza; el Cariarí, Museo de D. Enrique Alarcón; el Vicente Huidobro museo del mismo; el Pilón, Museo del Vino; el Lagarto, Museo de la Poesía; el Culebro, Museo de Sara Montiel; y el Poyatos, Oficina de Turismo.

Campo de Criptana se encuentra a 15 Km de Finca Esperanza.

  
Otro lugar cercano a Finca Esperanza dónde podemos disfrutar de estos "Gigantes" es Mota del Cuervo, situada a 20 Km de la Finca.

Mota del Cuervo, sobre nombrada El balcón de La Mancha por su situación sobre una loma y sus molinos que se yerguen sobre el cerro. Cruce de caminos, lugar de artesanía, campos de agricultura, enclave histórico de señoríos… señas que se extienden por sus calles y plazas a modo de edificios o conjuntos que le dan a la visita un sabor inigualable y definen su identidad manchega.

En las construcciones civiles destacan el Hospital de los Pobres, referente del Camino y de factura del siglo XVI. La plaza del Mercado o del Coso, del siglo XV, que destaca por su ambivalencia de comercio y sede taurina de la localidad. La Tercia, de función fiscal, data también del siglo XV. El Ayuntamiento se aloja en el antiguo convento de los franciscanos. Sus múltiples casonas señoriales dan muestra de la actividad y la importancia secular del lugar, como la casa de los Condes de Campillo.
En la arquitectura religiosa destaca el convento de los Trinitarios, la iglesia de San Miguel o las ermitas de Santa Ana, Nuestra Señora del Valle o de Manjavacas.
Dentro de la arquitectura industrial el barrio de las cantarerías refleja la actividad y la tradición alfarera, que es uno de los atractivos de la villa. El Pozo de las Nieves, bien conservado en las afueras del pueblo.

Pero si hay una imagen que prevalece de Mota del Cuervo es el conjunto de molinos de viento que sobre el cerro vigilan la llanura y que merecen paseo, visita y atención aparte.
 
 

"Faltan palabras a la lengua para los sentimientos del alma."

Citaba Fray Luis de León allí en su localidad natal, Belmonte, localidad situada a 30 minutos de Finca Esperanza. 

A los pies de su castillo, la villa de Belmonte, rinde pleitesía al edificio que lo identifica y corona su estampa. Entre las calles y casas, el rumor de los siglos nos muestra la iglesia de la Colegiata que le disputa su liderazgo de piedra y cultura.

El Castillo con su exterior pentagonal extiende sus brazos de murallas hacia la población, cilindros de piedra flaquean sus vértices y le otorgan su soberbia planta castellana. En el interior cambia…, nos sorprende con el esquema triangular de su patio de armas. Sus cubiertas interiores repletas de artesonados mudéjares vuelven a atraparnos en su belleza que se agranda en la decoración gótica de sus chimeneas.

El abrazo de las murallas se abre en sus cinco puertas de las cuales tres siguen siendo de acceso a la población. La puerta de San Juan, Chinchilla, Almudí, la de Toledo y la Puerta Nueva.


La Colegiata de San Bartolomé, reclama su matriarcado sobre la villa desde su estilo mayoritariamente gótico. Sus bellísimas puertas del Sol y de los Perdonesexhiben sus pináculos y arcos germinados y son antesala del magnífico tesoro que albergan sus muros. En el interior una nueva pugna por el protagonismo de sus incontables tesoros, arquitectónicos, mobiliarios y artísticos: capillas, retablos, bóvedas, pinturas, esculturas, el coro y la pila.

En este lance, entre castillo e iglesia,  la villa sale vencedora y se ensancha en la plenitud de otras obras que pueblan, calles, plazas e historia: el palacio de Buenavista, el convento de los Jesuitas, la casa de Comedias, la ermita de Nuestra Señora de Gracia o los museos. Belmonte, monumental y gloriosa, nos permitirá la partida sabiendo que será su imagen la que no nos abandonará a nosotros.


 
 

"La antigua sede de la Corte de Castilla"

A 1 hora de Finca Esperanza, Toledo, declarada Patrimonio de la Humanidad, no nos permite elegir entre las fuentes de su cultura y su historia: toda ella es mezcla de tiempos y pobladores, de culturas y religiones, todos los estilos están en sus monumentos, todas las actividades seculares se representan en ella y su visita engrandece el alma, la inteligencia y la cultura. Toledo no deja indiferente y se nos clava en la memoria como el lugar al que volver siempre y que nunca terminaremos de conocer.

Abrazada por el meandro del Tajo, su posición geográfica guarda las causas de su longeva importancia. El hombre siempre encontró en el Torno del Tajo un lugar de privilegio estratégico para asentarse. En alto y rodeada por el foso natural del río, no deja dudas de su emplazamiento defensivo y de vigilancia. Por ello, algunos de los monumentos importantes están relacionados con su estructura militar: el Alcázar,  las murallas o el Castillo de San Servando…



Toledo se erige como una ciudad tolerante que entendió ser elegida por distintos pueblos que la habitaron y supo respetar sus pasos, conservando aún hoy huellas importantes que le han otorgado el sobrenombre de Ciudad de las Tres Culturas.

El breve relato empeñado en señalar pocos lugares por no excluir los que sin duda no merecen ser ofendidos, termina como empezó, narrando al viajero que hay cien toledos para disfrutar: el del Greco, el noctuno, el artesano, el judío, el literario… La ciudad invita a la estancia y a saborear con calma la trama de su pasado, en la modernidad de su presente, que nos ofrece numerosas posibilidades para pasar más de un día y aun así… querer volver.

 
 

La capital de España

A 1 hora de Finca Esperanza se encuentra Madrid, la capital de España así como la ciudad española que más visitantes atrae. Con más de 8 millones de visitantes en 2015, Madrid se sitúa entre una de las ciudades más populares de Europa.

El número de turistas de Madrid crece año tras año debido a una perfecta combinación de oferta cultural, monumental y de ocio.

Una vez que tengáis elegidas las fechas, lo más importante es determinar el cómo llegar, elegir el hotel y, finalmente, tener un primer contacto con el transporte público para saber cómo llegar a los puntos de interés.

Una vez estéis situados, ¿por qué no empezar conociendo la historia de Madrid?.

 
 


Dónde se da cuenta de la grande aventura de la cueva de Montesinos...

A 1 hora de Finca Esperanza podemos encontrar el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera constituye, junto con Plividje en Croacia, la mejor representación de lagos formados por la acumulación de carbonato cálcico (toba). Las aguas caídas sobre el campo de Montiel se infiltran en el acuífero 24 que tiene su rebosadero natural en esta zona, dando lugar al nacimiento del Guadiana Alto o Río Pinilla. Estas aguas, extraordinariamente ricas en carbonatos, a lo largo de miles de años de precipitación, han formado impresionantes barreras (presas naturales) que dan lugar a espectaculares cascadas entre una laguna y otra.

El humedal más bello de la península Ibérica, como algunos lo denominan, se localiza entre las provincias de Albacete y Ciudad Real y está constituido por las siguientes lagunas: Laguna Blanca, Laguna Conceja, Laguna Tomilla, Laguna Tinaja, Laguna de San Pedro,Laguna Redondilla, Laguna Lengua, Laguna Salvadora, Laguna Santos Morcillo, Laguna Batana, Laguna Colgada, Laguna del Rey, Laguna Cueva Morenilla, Laguna Coladilla y Laguna Cenagosa.


A 10 km de las Lagunas de Ruidera encontramos La Cueva de Montesinos. Esta cueva es una cavidad de origen kárstico de unos 80 m. de profundidad, originada por el proceso de disolución que las aguas de lluvia han originado en el roquedo de la zona, en su interior se han encontrado restos de distintas civilizaciones.

Sin embargo, el valor principal de esta cueva es el literario, ya que Miguel de Cervantes nos situo en su interior los capítulos XXII-XXIII, de la segunda parte de su genial obra "D. Quijote de la Mancha", en los que nos narra el mayor encantamiento de la literatura española.
 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal